FLR Transporte Urgente

Noticias

Carta abierta a la sociedad Leonesa

A la Sociedad Leonesa:
 
Soy un empresario  Leonés que, a base de trabajo,  tesón y esfuerzo, consiguió  crear una  empresa  de  transporte  y  paquetería,  con  sede  social  en  León  y  con  más  de  cien empleados, con representación en Madrid, Extremadura, Asturias y toda Castilla. Esta empresa es F.L.R., cuyos vehículos forman  parte del paisaje urbano, no solo de esta ciudad y provincia, si no del  territorio nacional.  Los años noventa, años de inicio, fueron  difíciles, mantenerla  en las actuales circunstancias económicas, puede llegar a ser milagroso.
 
Pero si hoy me dirijo  a mis paisanos leoneses, es, porque  mi caso es el paradigma  del declive leonés. Me explico: Uno de mis principales clientes era el Banco CEISS, como muy bien sabe  todo  el  mundo,  fruto   de  la  fusión  entre  Caja  España y  Caja Duero  y  actualmente absorbido  por Unicaja Banco. He llevado  a cabo para ellos el servicio de valija, almacenaje  y paquetería  desde 2006 hasta este mismo  mes en que, de forma  unilateral, sorpresiva  y sin razón alguna, se me ha notificado que se prescinde de nuestros servicios. Es obvio que en una sociedad  de libre  mercado,  esto  puede  ocurrir, y si existen  responsabilidades  derivadas  de algún tipo  de incumplimiento contractual, se exigen judicialmente y ya está. Pero el problema tiene  una  trascendencia  que  es digna  de  ser analizada  desde  otros  parámetros  sociales y económicos.
 
1 - Sin entrar  en análisis que no me competen,  lo cierto  es que nuestras Cajas han desaparecido y con ellas la centralidad financiera  que suponía León en esta Comunidad, quizás la única que le quedaba. Absorbida por Unicaja Banco, las decisiones se toman ahora sin tener en cuenta  para nada el factor  territorial, mejor, sin tener  en cuenta  para nada a León y sí a Málaga, centralidad ahora de lo que anteriormente fueran Cajas Leonesas. Será por ello que ni siquiera  han reconsiderado su decisión  con respecto  a mi Empresa, ni la han aplazado  para causar menor perjuicio, ni han atendido  a razón alguna de tipo social, laboral, económico... Eso en Málaga  no importa, pero la gran pregunta  es:  ¿Importa  en León?. Día tras día, asistimos impasibles como sociedad, a las noticias que nos sitúan a la cola del progreso y a la cabeza del declive económico  y aquí nadie hace nada, ni los políticos ni la gente.
 
2 - En este caso, además, se da una circunstancia  increíble  que hace pensar que hay que estar  un poco  loco  para  ser empresario  en León, o para  intentarlo. A la circunstancia anterior,  hay   que   añadir   que   el   nuevo   "adjudicatario",  sin   acuerdo   del   Consejo   de Administración de la Entidad, es Correos, empresa  Pública que arroja  pérdidas cada año, las
cuales sufragamos todos  los españoles incluida, paradójicamente, mi Empresa. Pero es que, por  si fuera  poco, practica  la  competencia   desleal  tirando los  precios  y  llevando  a cabo prácticas  que  han sido sancionadas  por  el Tribunal  de la Competencia  y por  los Tribunales Europeos, con  sanciones  millonarias (en euros)  que, supongo, también  pagamos  todos  los Españoles, incluidos  mis trabajadores y yo. Increíble y aleccionador sobre cómo funciona  este País y sus estructuras, por encima y al margen de consideraciones  de libre mercado.
 
 
Por mi  parte, voy  a luchar  por  mi  empresa  como  es mi  obligación.  Quien  nos ha privado  del servicio que ejemplarmente veníamos prestando, sin una sola queja, va a tener que contestar muchas preguntas en los Juzgados, en los medios de comunicación, en las redes sociales y  en todos los ámbitos que soporten  la verdad. Esta carta es un anticipo, creo que los Leoneses tienen  que saber esto y actuar  en consecuencia, por  solidaridad  y en defensa de León, no de mi Empresa, que de eso me encargaré yo.